Kéfir: el fermentado favorito!

¿Viste que se pusieron super de moda los fermentados?

En casa nuestro favorito es el kéfir.

Me acuerdo de que cuando éramos chicas lo hacíamos y amábamos a nuestros “bichitos” pero con esas cosas de la vida lo fuimos dejando. Por años los extrañábamos pero no nos decidíamos a retomar -- porque, lo confieso, dan su trabajo -- pero hace poco que a mamá le regalaron los "bichitos" y fue el momento ideal. 

Si vos te estabas preguntando si vale la pena o no… te cuento qué tenés que saber:

 

 

¿Qué es el Kéfir?

Es una bebida de leche que se cultiva con los llamados “granos de kéfir”. Tiene un sabor ácido y algo alcohólico, un suave aroma a levaduras y debería tener una consistencia muy cremosa, que se la otorga una sustancia, el kefiran, un polisacárido que producen los microorganismos que componen el grano.

 

Su origen está en las montañas del Cáucaso, aunque el Tibet también reclama su origen. Desde esas lejanas montañas los “bichitos” se fueron extendiendo por el mundo y hoy se usan en muchos países incluyendo nuestro Uruguay. Estos granos no son otra cosa que los “bichitos para hacer yogur” que muchos de nosotros hemos conocido y utilizado. Bueno, ahora sabemos que estábamos haciendo “kéfir”.

 

La producción de kéfir sigue siendo mayormente casera; los “bichitos” se reproducen y nunca falta alguien que te ceda una tanda para cultivar la leche o de hecho el agua, ya que también se ha vuelto popular el “kéfir de agua”; como los microorganismos necesitan carbohidratos para “comer”, es necesario agregarle azúcar, miel o alguna fruta al agua.

 

El kéfir ha atraído mucho interés y está siendo estudiado por sus propiedades benéficas. Cada “grano” es una estructura hueca formada por una matriz de proteína y polisacáridos no solubles en los que está inserta una asociación simbiótica de bacterias y levaduras. Hay muchas más bacterias que levaduras y se instalan en la parte interna del grano; algunas de las bacterias fabrican ácido acético – o sea son parientes de las que hacen el vinagre - pero la mayoría son lactobacilos como los que se usan para hacer yogur. Este tipo de bacteria utiliza la lactosa de la leche y genera ácido láctico y aquí está uno de los beneficios tanto del yogur como del kéfir, ya que al llegar a nuestro intestino el ácido láctico crea un ambiente poco favorable para el crecimiento de otros microorganismos dañinos que también están en el intestino y también facilita el tránsito intestinal. 

 

 

Los Beneficios del Kefir

Además de los beneficios del kéfir para nuestra digestión, se ha observado que tiene un rol en modular la respuesta alérgica a alimentos porque inhibe sustancias proinflamatorias y al mismo tiempo estimula las que son anti-inflamatorias y de esa manera restablece la función de barrera del intestino impidiendo el paso de los alergenos.

 

Una de las dificultades para quienes intentan determinar con certeza los beneficios del kéfir es que - aunque se ha observado que los granos mantienen una estabilidad realmente llamativa en los sucesivos usos - se generan cambios en el número y tipo de bacterias y levaduras presentes en la comunidad microbiana y por lo tanto sus efectos también van a tener cambio.

 

El origen del nombre “kéfir” es incierto; puede tener que ver con la palabra de origen turco “keyif” que significa “sentirse bien” o “buen sentimiento”. Lo que sí sabemos es que los que consumen esta bebida aseguran que se sienten bien y después de todo la salud es por definición: “un estado de … bienestar fruto del equilibrio entre factores biológicos, psicológicos, sociales y culturales…”

 

 

Top 4 Beneficios del Kefir

  • Actúa como probióticos
  • Regula el tránsito intestinal
  • Nos protege de las alergias alimentarias
  • En el caso del kéfir de leche mejorar la absorción del calcio de la leche gracias al ambiente ácido

 

 

Aportes Destacados

240ml (1 taza) de kéfir tiene un aporte de:

12 gramos de proteína

40% del valor diario de calcio

43% del valor diario de fósforo

17% del valor diario de Vitamina D

16% del valor diario de potasio

10% del valor diario de Vitamina A

Entre muchas más bondades!

 

 

Cómo Usarlo

  • Lo podés usar igual que el yogurt, acompañando tu desayuno o merienda o sólo como snack entre horas. Por ejemplo, acompañarlo de granola y media fruta para un desayuno completo que te ayuda a empezar el día con energía y dándote la saciedad que necesitás para olvidarte del picoteo hasta el almuerzo.
  • Nos encanta usarlo como base para el chía pudding o avena pudding.
  • Es una excelente base para tus smoothies. Reemplazá el líquido de tu receta favorita por kéfir y listo. Queda muuuy bien con los de arándanos y moras.
  • También se usa como la parte líquida en dips saludables.
  • Y queda bárbaro en helados caseros (al mejor estilo nice-cream).
  • Si usás kéfir de agua, es ideal tomarlo con tu desayuno.

 

 

Si querés empezar a hacer Kefir de leche en casa, necesitás pedir a alguien que te regale tus primeros bichitos.

Si querés hacer Kefir de agua, podés hacerlo en casa a partir de agua y azúcar – es ideal para empezar. Tené en cuenta que la consistencia va a ser diferente, más parecido a un agua que al yogurt.

 

 

 

 
 

¿Querés más?

Sumate a nuestro Mailing para recibir los últimos artículos, recetas + cada tanto, promos exclusivas que no vas a ver en ningún otro lugar. 

Cuando te sumás también te enviamos la Guía Detox Para Bajar de Peso de regalito de bienvenida!

No worries, tus datos van a estar seguros y nunca los compartimos.

Close

Descarga Gratis

El paso a paso para bajar de peso y deshincharte con un detox. Ingresá tus datos abajo y descargá la Guía. Te va a encantar lo que un detox hace por ti!