4 Señales Que Tu Cuerpo Pide Jugo Verde!

Hace rato que una vocetita dentro tuyo dice: "tengo que comer mejor!". O no?

Pero te pasa que estás a mil y lo venís tirando para adelante?

Primero era el verano, después que empezaba el año, ahora se vino ese finde largo y estás tapada de trabajo, se te enfermaron los peques o justo te salió ese proyecto y puff.

Cada una de esas cosas es súper válida y muy real.

Pero quiero que escuches esa vocecita interior, porque tiende a tener razón...

 

El tema es que "comer mejor" puede ser tan amplio, tener tantas puntas y detalles que parece imposible lograrlo. 

Es lógico que nos sintamos un poquito abrumadas y lo dejemos para "después", en ese momento mágico que es el futuro dónde tendremos más fuerza, más claridad, más recursos, más apoyo.

Creeme, estoy ahí contigo levantando la mano!

Pero si hay algo que aprendí en mi camino y en trabajar con literalmente miles de chicas (y chicos!) en lograr tus metas de alimentación, es que ese futuro lindo que soñás lo tenés que crear vos ahora. Y la parte más linda es que ESTÁ EN TUS MANOS.

 

Eso sí -- esto te puede sonar contraintuitivo, pero -- quiero que empieces chiquito.

 

En casa tenemos un mantra para la vida y que aplica mucho a la alimentación: soñá en grande y empezá chiquito.

Ojo, no quiero decir que tus metas sean chiquitas.

Síiii, quiero que bajes los 10 kilos este mismo año; sí, quiero que mejores esos valores de colesterol que te tienen preocupada; y que finalmente tengas energía para jugar con tus peques, o disfrutar tu fin de semana en vez de dormirlo! 

Esos resultados grandes y maravillosos para el 99% de las personas no empiezan con un cambio drástico sino con un cambio chiquito. Uno que parece colarse por ahí sin darse cuenta en tu rutina, y termina de incógnito, con paciencia y amor revolucionando tu vida.

 

En otras palabras: dá el paso que puedas dar hoy.

Es hora de dar un paso chiquito pero muy poderoso: sumar tu jugo verde diario.

 

Si te estás preguntando si es para vos o no, te cuento las 4 señales que tu cuerpo está enviándote de que necesitás jugo verde en tu vida. (Además de la vocecita directa de "tengo que comer mejor!")

Creeme, vos te merecés que sea parte de tu vida!

 

Si estás necesitando recetas + una ayudita para empezar, sumate gratis al Desafío 7 Días Detox aquí.

 

 

 

4 Señales Que Tu Cuerpo Pide Jugo Verde:

 

1. ESTÁS ESTANCADA


El jugo verde es fantástico para sentir la diferencia. Cuando nada te funciona o te sentís estancada, es el complemento perfecto que te estaba faltando

Tomar jugo verde por si solito y hacer cualquier cosa con tus comidas el resto del día tampoco es la solución (OJO!) pero integrar el jugo verde a tu vida es EL paso que te puede estar faltando, y es un hábito relativamente sencillo con beneficios tan lindos que te lleva naturalmente a seguir haciendo cambios en tu vida. 

Si hace tiempo estás estancada en el peso por mas que sentís que venís haciendo las cosas bien, probá el jugo verde.

O si no sabés por dónde arrancar a cuidarte y sabés que ese es un gran debe de tu día (¿estaba en tus resoluciones de este año, tal vez?) empezá por aquí: tu jugo verde diario. 



2. TENÉS UNOS KILITOS PARA BAJAR 


Una de las razones por las que se hizo tan famoso el jugo verde es que ayuda a bajar de peso y a deshincharte. *Woohoo!* 

La mejor parte es que el jugo detox ayuda a tu cuerpo a funcionar de forma óptima, eso quiere decir que te ayuda a quemar mejor y también a mantener los lindos resultados. Cuando ya estás en tu peso ideal, podés seguir disfrutando de tu jugo verde sabiendo que te ayuda a mantener tu metabolismo funcionando como debe y de paso te trae un mundo de beneficios extra con ese shock de nutrientnes -- desde dormir mejor, dejarte divina la piel del cutis y subir tu energía!




3. ESTÁS CERO-ENERGÍA


Esto fue lo PRIMERO que sentí cuando tomé jugo verde. Viste cuando te hace el "click"? Para mí fue este beneficio de la energía. Ya había tomado el jugo verde antes (sin demasiada constancia je) y una mañana mi hermana se estaba haciendo el suyo y me hizo uno. Ya acostumbrada y sabiendo que cuántos más verdes mejor, me tomé mi juguito y seguí con mi día. A la noche después de esos días a full, recontra mil, con imprevistos por todos lados, estaba volviendo del gym con una sonrisa de oreja a oreja y mi hermana me dice: "que energía! que te pasó hoy?" Y sin pensarlo dije: es el jugo verde. Ni había tenido presente el jugo, y tampoco me había dado cuenta que mi energía no era "normal". Pero se notaba de afuera y lo más importante: mi cuerpo lo notaba.

Me hizo el click y desde ahí priorizo mi jugo verde por la energía que me da. Hasta hace unos años no necesariamente sentía que me caracterizaba la "energía", pero ahora síiiii! 

Y lo amo!

No es casualidad, el jugo verde te da un shock de nutrientes y electrolitosm además de un buen boost de hidratación, que son excelentes para la energía. Probalo, vas a ver que vale la pena. 

 

 

4. SOS DE TRÁNSITO INTESTINAL LENTO...


Nada más incómodo que estar constipada, con gases o sentirte hinchada después de la comida. Es un poco incómodo hablar de estos temas y muchas veces no lo hacemos, o hasta terminamos naturalizando que sea un “problema”. Pero hay que tener cuidado porque si no vamos revirtiendo esta situación se puede volver grave, llevando incluso a cáncer de colon. Woah. (Además realmente vale la pena olvidarte de las incomodidades!) 

En una etapa de mi vida este tema me per-se-guí-a, y si bien no era mi objetivo principal cuando empecé a tomar jugo verde de forma constante, fue de esos beneficios colaterales maravillosos. El cuerpo lo agradece en todo sentido!

Podés leer más tips aquí contra el tránsito lento, pero ya te voy adelantando que un paso perfecto para empezar a cuidarte y regularizarte es sumar el jugo verde diario. 


 

Oki, pero... ¿qué es el jugo verde?


El jugo verde es un jugo de verduras que siempre tiene una base de hojas verdes (como kale, espinaca, acelga, bok choy o verdolaga -- cuanto más oscuras mejor). Es un concentrado natural de clorofila, vitaminas, minerales y todo tipo de sustancias benéficas, que ayudan desde la figura hasta el cerebro.

Cuando nos ponemos a leer de sus beneficios en la piel, la digestión, cómo nos ayuda a deshincharnos y llegar a nuestro peso ideal, o cómo es fantástico hasta para dormir mejor uno dice… woooow casi que parece magia. Pero el jugo verde no es magia, es darle al cuerpo lo que necesita. 

Como le gusta decir a la nutri: la magia es tu cuerpo y la naturaleza que nos regala cada ingrediente.

 

OJO: no todo jugo color verde es un auténtico jugo verde con todos los beneficios.

Hay que seguir la fórmula, tener en cuenta la proporción de ingredientes, cantidades, qué alimentos priorizar, cuáles dejar afuera + hay ciertos detalles que te ayudan a maximizar beneficios como cuándo tomarlo o cuánto dura.

Andá a tu ritmo, no tenés por qué hacer todo perfecto -- lo importante es empezar.

Todo lo que necesitás saber y las mejores recetas son tuyas en el Desafío 7 Días Detox -- hacé click aquí.

 

Es hora de sumar el jugo verde a tu vida!

Sumalo por un tiempo o directamente incorporalo cómo hábito para la vida.

Lo importante es pasar a la acción. Concentrate en SUMAR!

 

Si necesitás un poquito de ayuda, ya sabés -- sumate gratis al Desafío 7 Días Detox (click aquí).

Empezamos el Lunes 13 de Junio todas juntas! 👏👏💚

 

 

 

 

¿Querés más?

Sumate a nuestro Mailing para recibir los últimos artículos, recetas + cada tanto, promos exclusivas que no vas a ver en ningún otro lugar. 

Cuando te sumás también te enviamos la Guía Detox Para Bajar de Peso de regalito de bienvenida!

No worries, tus datos van a estar seguros y nunca los compartimos.

Close

Descarga Gratis

El paso a paso para bajar de peso y deshincharte con un detox. Ingresá tus datos abajo y descargá la Guía. Te va a encantar lo que un detox hace por ti!